Llamamos “texto instructivo” a aquel documento escrito que dé al lector pautas o instrucciones sobre algo, ordenando bien la información reflejada, la cual suele ser muy importante para elaborar algo o dar solución a algún problema.  Por eso este tipo de textos instructivos se encuentran muy presentes en nuestro día a día y, a diferencia de los textos recreativos, están más relacionados con la necesidad y las rutinas cotidianas que con el ocio o el entretenimiento, aunque también pueda haber un poco de esto en algunos ejemplos de textos instructivos.

A su vez, también son frecuentes los textos instructivos en escritos de tipo técnico, por lo que pueden estar destinados tanto a un público común y general como a uno más especializado, lo cual dependerá del tipo de texto instructivo del que se trate. Además, es frecuente que los instructivos añadan, además del contenido escrito, números para estructurar el contenido o imágenes de apoyo a la información, muy útiles para que el proceso pueda entenderse mejor por parte del lector. Dichas imágenes pueden ser descripciones, esquemas, gráficos, fotografías, infografías…etcétera.

características textos instructivos

En cualquier caso, para poder determinar si un texto es instructivo o no, deberemos fijarnos en el propósito que tenga el mismo, más allá de su forma, por lo que ver ejemplos suele ser la manera más práctica de aprender a distinguir este tipo de textos escritos. ¡Veamos ahora qué es un instructivo y cuáles son sus características más en  profundidad!

Características de un texto instructivo para niños

Para que los niños puedan entender este tipo de lenguaje escrito de manera más sencilla, podemos decir que los textos instructivos son como instrucciones organizadas que se deben seguir para completar una tarea, como por ejemplo una receta de cocina, por lo que a menudo se acompañan de imágenes o gráficos para completar la información. Y es que la función principal de este tipo de textos es proporcionar guías precisas para realizar alguna actividad, sin cuyas instrucciones sería difícil de llevar a cabo.

En otras palabras, los textos instructivos nos enseñan a hacer cosas, y es por ello por lo que están muy presentes en nuestras vidas y en ámbitos tan diferentes como el mundo de la cocina, el de los juegos, el de la salud, el de la decoración…y un larguísimo etcétera, llenos siempre de indicaciones, consejos y/o advertencias.

Otras partes características de un instructivo son:

  • Uso de un lenguaje sencillo y fácil, aunque con presencia de algunos tecnicismos siempre y cuando el tema lo precise verdaderamente.
  • Presencia de enumeraciones que ayudan a visualizar mejor la información y a entender los pasos necesarios para llevar una tarea a cabo y sin fallos.
  • Uso frecuente de verbos en imperativo y en infinitivo, pues son órdenes o pautas las que recibimos a través de estos textos instructivos, las cuales se trata de seguir.

En cuanto a su estructura, los textos instructivos están diseñados para resultar inteligibles y prácticos, pero no existe una estructura clara al haber textos de este tipo de tan variadas temáticas. Eso sí, y como hemos visto hasta ahora, es frecuente que casi siempre incluyan enumeraciones, listas, secciones…todo pensado para poder seguir los pasos con una mayor claridad. Aun así, en general, todos estos textos incluyen pasos o partes y un fin o meta a alcanzar. 

Ejemplos de textos instructivos

Los textos instructivos pueden ser de muchos tipos: instrucciones para realizar alguna manualidad, prospectos de medicamentos y pruebas, pasos para cultivar y cuidar plantas, instrucciones de algún juego de mesa, indicaciones para llegar a algún lugar, manuales de uso para montaje de muebles o electrodomésticos, reglamentos deportivos, recetas de repostería y cocina…etcétera. Por eso, y a pesar de su variedad, existen una serie de características que se repiten en los textos instructivos y que son las que nos servirán, especialmente a los niños, para identificarlos.

Por ejemplo, si nos referimos a una receta de cocina, probablemente esta cuente con las partes siguientes: título de la receta, imágenes, ingredientes necesarios, procedimiento enumerado y resultado final explicado y con foto. Así, parece claro que los textos instructivos son instrucciones o normas a seguir, aunque también podemos clasificar dichos textos según su formato, encontrando entonces: textos instructivos de tipo gráfico, audiovisual, textual o combinado.

textos instructivos qué son

Gracias a este tipo de textos, en definitiva, podremos conseguir cosas tan habituales como elaborar un bizcocho, saber cómo y cuándo tomarnos una pastilla, montar un mueble adecuadamente, jugar a un juego sin equivocarnos, o llegar a un destino lejano o confuso sin perdernos por el camino. Es decir, que los textos instructivos sirven para orientarnos y ahorrarnos tiempo en el día a día, facilitándonos un poco la vida y ayudándonos a conseguir aquello que necesitemos o nos propongamos. Algo muy útil de manera particular para los más pequeños, pues trabajar con este tipo de escritos les permitirá adquirir disciplina y también buenos hábitos de estudio.

 

Cargue Más En Formación
Comentarios cerrados

Mira además

Áreas de oportunidad personales y ejemplos de áreas de mejora

A veces, para avanzar en la vida, debemos enfocarnos en nuestras habilidades y fortalezas,…